Lady Gaga extrema sus medidas de seguridad

Tal vez se acuerden: días atrás, Lady Gaga pasó uno de los peores momentos de su vida, cuando se enteró del secuestro de dos de sus tres bulldogs franceses y de los disparos que recibió su paseador de perros oficial.

Los animales, se supo luego, aparecieron sanos, salvos y afrancesados, sin huella alguna de maltrato animal. Lo único que falta saber es quién o quiénes fueron los autores del secuestro. Mientras ya hay detectives privados sumados a la investigación, la actriz y cantante decidió tomar cartas en el asunto y aumentó las medidas de seguridad.

¿Las puso cámaras de seguridad a los collares de sus mascotas? No, en principio abandonó su hotel en Roma con más custodia de la habitual. A estas horas, nadie ha podido declarar nada sobre los sospechosos del secuestro, y los policías involucrados en la pesquisa tampoco pudieron recolectar datos ni presencia de testigos.

No hay datos sobre los secuestradores de sus perros franceses. FOTO: AP

«Sólo sabemos que se trató de un secuestro exprés», declaró una fuente cercana a la investigación.

Los perros de Lady Gaga fueron devueltos a una seccional de manos de una mujer. Se desconocen motivaciones y causas. Podría tratarse de un típico secuestro para pedir un suculento rescate, pero también salieron a la luz otras motivaciones relacionadas, insólitamente, a cuestiones políticas y más precisamente a Donald Trump.

¿Por qué? Porque la artista con voz de ángel caído actuó para Joe Biden, el nuevo presidente de los Estados Unidos.

Lady gaga junto a Miss Asia, la bulldog francesa que los delincuentes no pudieron llevarse. Foto Instagram Lady Gaga

Lady gaga junto a Miss Asia, la bulldog francesa que los delincuentes no pudieron llevarse. Foto Instagram Lady Gaga

Aunque todo esto no fue más que un susto, Gaga se pertrechó con algo más de seguridad privada, cosa que pudo comprobarse en su última aparición pública tras el secuestro.

Una crónica publicada en los Estados Unidos habla de una Lady Gaga «algo paranoica» saliendo del hotel donde se aloja en Roma, con una cortina improvisada que impedía ver que se trataba de ella. La movilización, no obstante, resultó tan aparatosa que el efecto terminó siendo inverso: tras el panel, uno podía adivinar que si no se trataba de Gaga podría ser Madonna u otra celebridad con severo complejo de persona híper conocida.

Entre paréntesis, la cantante está en Roma rodando una película a las órdenes del conocido realizador Ridley Scott.

Aparte, el auto donde se subió luego de salir del hotel tenía los vidrios raramente polarizados con papel de diario del día anterior. Más que un vehículo, dicen, parecía un raro artefacto rodante diseñado por un artista de arte moderno.

La estrella junto a sus tres bulldogs franceses: Koji, Miss Asia y Gustavo. La policía investiga si fue un secuestro puntual de los perros de la estrella. FOTO: ARCHIVO CLARIN

La estrella junto a sus tres bulldogs franceses: Koji, Miss Asia y Gustavo. La policía investiga si fue un secuestro puntual de los perros de la estrella. FOTO: ARCHIVO CLARIN

El que la pasó mal en serio fue Ryan Fischer, el paseador de perros que fue atacado a balazos. En una publicación desde el hospital contó, desde su Instagram, cómo seguía su recuperación tras ser brutalmente atacado en pleno Hollywood. En los posteos de sus redes sociales se lo ve a salvo en una cama de sanatorio donde debió ser atendido con respirador artificial.

“Mis perros Koji y Gustav fueron robados en Hollywood dos noches atrás. Mi corazón está enfermo y estoy rezando para que mi familia pueda estar reunida otra vez por un acto de amabilidad. Pagaré 500.000 dólares porque vuelvan sanos. Ryan Fischer, arriesgaste tu vida para luchar por nuestra familia. Sos un héroe por siempre”, había escrito Gaga en sus redes junto a fotos de sus perros robados.

POS

Mirá también

Judi Dench ya no puede leer los guiones ni ver a las personas frente a ella
Mirá también

Anya Taylor-Joy, "orgullosa" de la Argentina y amante de las empanadas, el provolone y los churros

Source link